dibujo-60 recorte

 

Eng.Intro. Twist.

Twist es una fase contemplativa, esto me permite presentar algunas asociaciones del tedio que a la vez definen físicamente la exposición. Estas asociaciones son derivas de descubrimientos anteriores, especialmente todo lo relacionado con las simetrías (y sus voluntades), la gravedad (y el Twist adolescente). También curiosos fenómenos como el animismo-racionalista (ex-soviético, ex-masculino), o la botánica oculta en la espalda de los objetos. Todas ellas desprendidas del anterior proceso  de personalización y re monumentalización del edifico del Banco Central de Georgia y que quedaron expresadas en la 1º fase de la exposición Promesa. Decir que en esta fase el espacio de La Taller se compondrá de tres grandes láminas de 150 x 200 cm, un muro monocorde (en estilo y temática) con piezas conclusivas de la fase Promesa. De esta fase se mantendrán las 6 piezas enmarcadas “graduadas” del proceso autocompasivo.

3.FOTOS

Sobre las 3 fotografías congeladas de 200×150 cm. ¿tres láminas de aviso? (colaboración Esteban Torres Ayastuy).

¿Es algo que se monumentaliza a sí mismo? ¿qué técnicas poseemos para hacer algo grande sin darle importancia, y a la vez queriéndolo mucho? ¿para aislar un momento de los muchos que se desprendieron de la –craqueada y habladora- fase de Promesa?.

Me imagino que si alguien me pregunta porqué he ampliado 3 láminas a 200×150 cm, les diré, que más que hacerlas grandes, les quería dar un espacio… quería que fanfarronearan de su momento congelado; seguras de que merece la pena hablar de ellas. Mis tres láminas ampliadas han decidido ocupar mucho del espacio de bocetos, y derivas, de la anterior exposición Promesa, se trata de ganar mas arco de mirada en el espectador, más adeptos desde cualquiera de los ángulos del espacio de la Taller. Ganar mas opinión con su sola presencia. Una soledad, que es mas un aviso  que una soledad melancólica. Tampoco es solemne, ya que son ampliaciones que únicamente persiguen captar una mirada, en ningún momento trabajan la forma solemne conscientemente, no articulan toda la fanfarria formal con la que este tipo de piezas tamañeras se venden en el mercado adulto (masculino). No son fotogénicamente grandes, su efecto es el de la paradoja de la lupa, es una lupa sobre una lámina formalmente joven; se desvela el acné de una superficie, más soñada, que materializada. Este nuevo tamaño le ha venido dado por alguien (Yo) que quiere -dentro de una afición científica- avisar de su presencia. Redescubrirlas fuera de ese proceso de deriva autocompasiva que se gestionó en el muro de Promesa.

Gracias a su nuevo tamaño, las 3 de las láminas que cuelgan tienen una ambición panorámica: la de no dejar escapar la mirada en los movimientos de pudor ni de desaprobación del visitante. Entre las 3 activan una superficie de mas de 5×2 metros. Es difícil que el balanceo de la cabeza, o la retirada de la mirada -dentro de los movimientos suaves, pactados (no vulgares) de desaprobación- nos libre de ellas. Después del balanceo de la mirada, volverás a la misma lámina, o a alguna de sus láminas hermanas. Tal es la ventaja del tamaño. Otra vez; la soledad. Decir que la arrogancia de esta monumentalidad, esta soledad impuesta, viene de una consciencia de emancipación .

Twist. Hoja de sala. La emancipación adolescente como conclusión (Hoja de sala de Esteban Torres Ayastuy). En Twist, las tres láminas de arriba y el gran Muro matriz, presentan una sesión de modelaje, un juego de estructuración autónomo en el que los restos del edificio funcionan como patrones con los que se confecciona una especie de portfolio de poses. Sus gestos parecen más fruto de una deriva propia, que de la construcción (proyección) personal de la fase de Promesa. Son formas que se muestran ensimismadas en sus capacidades de movimiento y sociabilidad creando todo un repertorio de sucesos entre lo monumental y el colapso …

 

 

PARED-4 pequeña