Mapa de textos.

MAPA-BLOG.702

La belleza (1). (Soviet Modernism/The Un-know History). Parece ser que estas construcciones hacen una llamada de socorro a su propio programa de usos, un “retranqueo” de la utopía racionalista hacia la nostalgia: se redibujan desde un juego de ensimismamiento en las fachadas. Se pintan los labios y maquillan en pastel travistiendo su ideología original. Dudan sobre dónde ubicar la belleza “se pintan a escondidas antes de salir dela casa de los padres”.

La utopía y la nostalgia (2). (Soviet Modernism/The Unknow History). Los edificios de este libro tienen la función sumergida en el ornamento, a veces la función está enrevesada por la ilusión individual de transcendencia, de “invento”. Este invento le mete un Twist al racionalismo y lo manda directamente a la infancia. Es insólito como un material tan adulto, y bruto, como el hormigón, se re colorea en Rusia con la imprecisión de un niño con lápiz de color en mano “esos colores pastel te llevan a otros (malditos) lugares mientras esperas el autobús”.

Pudor (3). La veladura de papel Mylar da un matiz confidencial a los edificios; un punto de presentimiento. El difumine, el pudor de la lámina superficial, distancia los bailes calamitosos de las construcciones fotocopiadas, hace que sus colapsos sean percibidos como convulsiones. Espasmos de un organismo no nacido que requiere una presencia. Un tacto.

Justicia matemática (4). “en el autobús de vuelta caía en la auto indulgencia y la confusión; me mini-dormía y me mini-despertaba, pensaba en cómo iba a distribuir los cientos de co-pias del edificio en la pared. Creé todo tipo de juegos de escalas y simetrías; entendía que la lujuria de la autocompasión había encontrado la forma. Mi exceso de indulgencia ante los errores propios o ajenos se ramificaba por el muro como un fenómeno exponencial, una especie de justicia matemática que me reconciliaba”.

Juego de espejos (5). (La vida loca de las simetrías). El despiste o la automatización son fenómenos del tedio o del cansancio que permiten que cierto síntoma se manifieste. Al cansancio siempre le falta movilidad; se mira al espejo, se simetriza a sí mismo, se expande vagamente para saber cuanto (de un lugar) puede ocupar. Cuanto puede durar auto-matizándose antes de que el profesor pronuncie “su nombre”.

Twist (6). El baile del Twist tiene una rotación violenta muy expresiva. Pero luego tiene una simetría hacia el otro lado, un rebote. El twist contra rota. Es premonitorio de un espacio ficticio acotado; tiene un límite imaginario que si se traspasa conlleva a un fallo en su ejecución. Se auto limita en unos márgenes de movimiento en los que se simetriza perpetuamente. El Twist se puede bailar sin música, ya que su música verdadera está por descubrir.  

Autocompasión (7). “hubo meses en los que mi día a día se duplicaba y los fines de semana se simetrizaba; esto sucedía durante el tiempo libre que me dejaba la “circunstancia laboral estresante”. Me dediqué a hacer fotocopias a diferentes las escalas de una imagen del Banco Central de Georgia (Soviet Mo-dernism/The Unknow History). Creé todo tipo de imágenes autocomplacientes; y por qué no decirlo, en su proceso de elaboración sentía una cierta pena de mi misma”

Promesa (8). Estas geometrías superiores las utilicé como módulos para construir mallas de promesa personal, en las que repetía y extendía elementos emancipados del edificio en un campo de vida autónomo. En un principio estas mallas eran celosías en diferentes colores dilatadas sin intención, más tarde las sumé a otros recursos como un nuevo lenguaje de la capa de Mylar.

Re-arquitectura (9). Al simetrizar y reestructurar las arquitecturas originales del libro, éstas van perdiendo realidad “pertenencia a un lugar arquitectónico e histórico” para acomodarse a un nuevo protocolo de uso; en él, su nueva forma puede ser querida, o requerida como objeto de proyección. Un soporte de emancipación personal (es mi caso) ante la bru-talidad de la vida.

Combustión (10)El difumine del Mylar también actúa como una pantalla retroproyectada en la que el edificio late y baila. Es un baile de hollín y prejuicios volcado en simetrías, equilibrios y desequilibrios. Las láminas también pueden parecer una sucesión de frames robados de una escena antigua y bruta. Fotogramas trabajados y ordenados en una especie fenómeno animado “un stop-motion que indica una ruta inevitable a seguir”.

Demora (11). Este Muro es una espera activa. Una espera en la que el paciente redibuja los edificios con un gesto al borde de la terapia. Añade textos, recolorea y multiplica sus estructuras; crea una especie de transcendencia sonámbula a partir de su imagen. Son trabajos del tedio o el cansancio; automatismos que se hacen sobre fotos de periódicos mientras se espera la a entrar o de salir de algo “Se espera a lo grande, en una sala es-pecial”.

Papel Mylar-2 (12). Alguna noche fantaseé a lo Dorian Gray con que mi obra se auto com-pondría por las noches mediante una especie de fenómeno mágico en el que ciertos ele-mentos “de éxito” del fondo de fotocopias flotarían hacia la capa superior de papel Mylar. Pero en el día a día veo esta capa como una placa helada en la que despliego partes de los fondos alucinados que fabriqué en los meses autocompasivos; una veladura que me permite enfriar y revisar mis estados expresivos” anteriores.